LAS GUERRAS CÁNTABRAS

22.50 

JOSE MANUEL FRANCO CRESPO

Que la tierra os sea leve

1 disponibles

Descripción

EDITORIAL: Librucos
ENCUADERNACIÓN: Tapa blanda.
PAÍS DE PUBLICACIÓN : España
IDIOMA DE PUBLICACIÓN : Español
ISBN: 978-84-940500-9-1
DIMENSIONES: 24 x 17 cm.
Nº PÁGINAS: 416
FECHA PUBLICACIÓN : 01-12-2013

Durante las obras de reforma de una mezquita en la actual ciudad de Ankara, a mediados del siglo XVI, se descubrió que el edificio había sido construido sobre las ruinas de otro anterior, un templo dedicado a Roma y Augusto. Tras su restauración, en varios de sus muros apareció una inscripción en dos lenguas: latín y griego. Se trataba de una copia de la biografía oficial del primer Emperador de Roma, un documento que el mismísimo Augusto había depositado en el Templo de Vesta para que, según sus indicaciones, se grabara en bronce y se colocara en su Mausoleo, en Roma, a su fallecimiento. En el texto figuran todos y cada uno de los actos, decisiones y situaciones que Augusto realizó a lo largo de su vida y que escribió como una manera de rendir cuentas ante el pueblo romano.
En el capítulo 26, el Emperador, haciendo referencia a que durante su mandato engrandeció y pacificó el Imperio, menciona las guerras que mantuvo en Hispania, largo enfrentamiento bélico (27 a. C.-19 a. C.) que los historiadores actuales conocen como el periodo de “Las Guerras Cántabras”. Unos años antes de esos sucesos, en el 68 a. C., Cayo Julio César desembarca en Hispania como cuestor —ayudante del gobernado— de Hispania Citerior, y recibe numerosas quejas derivadas del agresivo comportamiento de las tribus norteñas. En el año 61 a. C., nombrado ya propretor —gobernador— de la misma provincia, tras combatir contra varias tribus Lusitanas en rebeldía, decide enfrentarse a los pueblos del norte peninsular, auténtica pesadilla de las tropas romanas y del resto de gentes hispanas. Pero dirigió su ofensiva sólo contra las tribus Galaicas (a las que sometió y, casi en su totalidad, pacificó) sin ni tan siquiera intentar penetrar en el territorio de sus vecinos, los Astures y los Cántabros.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “LAS GUERRAS CÁNTABRAS”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *